T (+34) 988 225 334 E info@servicioaleman.es

Alquiler de furgonetas. O como ahorrar costes en tu negocio.

Empezar un nuevo negocio no es fácil. Además de los ánimos, la imaginación y la preparación necesaria, es imprescindible elaborar un plan económico. ¿Cuánto me cuesta el alquiler del local, cuánto tengo que pagar a la seguridad social, cuánto tengo que pagar a mis proveedores…? La lista es casi interminable y fatigosa. Es la tarea más tediosa, pero quizás la más importante. La más importante para poder desarrollar eficientemente nuestro negocio.

Existen, pues, una serie de gastos que son fijos: la cuota a la seguridad social o el alquiler del local. No obstante, hay otros gastos que podemos adecuarlos a las necesidades variables de nuestro negocio. Es decir, estar adaptados a la demanda que nos genera nuestro comercio.

Imaginemos, entonces, que soy un fontanero y estoy pensando en montar mi negocio. Necesito un local, herramienta de trabajo y un pequeño capital para poder pagar a proveedores y cubrir mis gastos iniciales. Además de eso, necesito una furgoneta para desplazarme con la herramienta y poder satisfacer las necesidades de mis clientes.

¿Puedo permitirme afrontar la compra de una furgoneta, aunque sea de segunda mano, habiendo desembolsado ya una cantidad importante de dinero? La verdad es que se nos hace difícil.

Imaginemos, además, que, como estoy empezando, no tengo un volumen de trabajo constante. Hay días que me los paso en el local, esperando una llamada. ¿Para qué voy a estar pagando el mantenimiento de un vehículo (seguro, permiso de circulación, cambio de neumáticos, cambio de aceite y solventar las posibles averías…), cuando en verdad no me hace falta siempre?

¿Cuál es la solución? Pues puedo alquilar la furgoneta para cuando me haga falta. Es decir, si un cliente requiere mis servicios, yo puedo acudir a Servicio Alemán. En donde me facilitarán el vehículo al precio y acorde a las necesidades que yo necesite.

Porque aquí tenemos otro problema. A lo mejor nos compramos una furgoneta demasiado pequeña o demasiado grande. En el primer caso tendríamos un vehículo que no cubre nuestras necesidades. En el segundo caso, habríamos pagado por un vehículo que excede nuestras necesidades.

Por eso, creemos que es mejor adecuarse a las necesidades variables de nuestro negocio. Y, sobre todo, si estamos empezando. Cuando todavía no tenemos una dinámica de trabajo y todo tiene un cariz experimental.

Afrontar los pagos de la compra de un vehículo, junto con los costes laborales y los propios del negocio, encarecen de manera desorbitada nuestros servicios. Ahorrar costes, acudiendo al alquiler de vehículos, nos permite ser más eficientes desde el punto de vista económico y práctico. Por una parte, gastamos lo que necesitamos y, por otra, tenemos el vehículo (furgoneta, coche…) que mejor se adapta a nuestro trabajo.

Y todo esto sin tener en cuenta que nos ahorramos los costes de seguro, permiso de circulación y mantenimiento en general.

No dudes en contactar con nosotros para ofrecerte el mejor servicio de alquiler de vehículos que se adapte a tus necesidades.