Alquiler de vehículos para empresas

Hace poco tuvimos una experiencia personal con una empresa de catering. Esto, en princicpio, no presenta ninguna relevancia para nuestro blog de coches. Sin embargo, entablando conversación con los encargados, descubrimos que la empresa se acogía al alquiler de vehículos, para dotar a su personal y a sus insumos de la movilidad necesaria. Profundizando en la conversación, llegamos a las conclusiones que ya habíamos expuesto aquí alguna vez. Pero cuando esas conclusiones emanan de alguien que está inmerso en el día a día de un negocio, no puede sino satisfacer nuestra apuesta por el alquiler de coches y furgonetas para actividades empresariales.

Ventajas del alquiler de vehículos en empresas

Si una compañía ha decidido recurrir al arrendamiento de furgonetas, es porque obtiene algún beneficio a cambio. Esto es, el alquiler de furgonetas es rentable para una empresa. Os explicamos a continuación las conclusiones a las que llegamos con el encargado.

Adecuación a un mercado variable

Las empresas de catering viven de una demanda variable y concentrada intensamente en unos periodos de tiempo concretos. Los fines de semana y, sobre todo, en los meses de junio, julio, agosto y septiembre. Para una empresa mantener un parque de vehículos, que no se ajusta a sus necesidades variables, carece de sentido. Por el contrario, la empresa de alquiler cuenta con los recursos necesarios para ofrecer los vehículos que sean necesarios. Por ejemplo, el encargado de personal logístico nos comentaba que para el próximo fin de semana iban a necesitar una cantidad de 16 furgonetas, para así poder afrontar la carga de trabajo sobrevenida por unos eventos significativos en lo que se refiere a asistencia de personas.

¿Tendría sentido para la empresa adquirir 16 furgones, cuando solo emplea su totalidad en momentos puntuales? ¿No resulta más beneficioso, esto es, menos costoso, acudir al alquiler para sanar estas situaciones sobrevenidas y así obtener una mayor rentabilidad en el empleo de recursos?

Evitar el mantenimiento

Aparte de contar con un parque de vehículos reducido, si no se limita a cero directamente, la empresa que alquila los vehículos se ahorra todos los gastos derivados del mantenimiento (cambio de aceite, de neumáticos, pinchazos, reposición de piezas, reparaciones…). Es, por contra, la empresa arrendataria la encargada de mantener en perfecto estado los vehículos. De hecho, ese es su negocio, procurar para sus clientes unos productos en perfecto estado.

Para los negocios, las empresas de arriendo solemos establecer un leasing plan. Esto es, el arriendo de un vehículo por un periodo de tiempo relativamente largo. Esto garantiza a la empresa, que ha alquilado un vehículo, una reposición inmediata del mismo en caso de avería o incidente sobrevenido. Este tipo de relación contractual es beneficiosa para ambas partes. La arrendataria se garantiza un ingreso por un periodo de tiempo determinado y el cliente tendrá sus necesidades satisfechas por el mismo.

En definitiva, ahorra dinero

No tener que mantener los vehículos, no preocuparse por el pago de los seguros, obtener una oferta que se ajuste a nuestra demanda. En verdad, estamos optimizando nuestros recursos como empresas. Por otra parte, si os detenéis un segundo, podréis deducir que por cada alquiler de vehículo se recibe una factura. Evidentemente, a cada factura le corresponde un I.V.A.. Si contamos con una buena asesoría fiscal, incluso podríamos obtener una generosa deducción, al terminar el año fiscal. Desde luego, mucho mayor que la de presentar un patrimonio empresarial, engordado por la adquisición de vehículos que pueden depararnos más de un dolor de cabeza.

No lo penséis mucho. Dejad el dolor de cabeza en nuestras manos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *