Cámaras de vigilancia para controlar el uso de cinturón de seguridad

La dirección General de Tráfico ha informado (en una nota de prensa fechada en el 11 de abril de 2017) de que ha instalado 225 cámaras para inspeccionar el uso del cinturón de seguridad. La mayoría de estos dispositivos de grabación de imágenes se encuentran situados en postes y pórticos de carreteras convencionales, carreteras que muestran un mayor índice de siniestralidad.

Los dispositivos de seguridad interior de los vehículos son esenciales para la integridad de los conductores en caso de accidente. Disminuyen las posibilidades de muerte y también protegen a los conductores y pasajeros ante posibles lesiones. Se entiente, pues, que los dispositivos de seguridad interior son elementos complementarios a los sistemas de seguridad integrados en la mecánica y electrónica del coche (control de tracción, amortiguación, neumáticos, control de velocidad…). Por otra parte, otro factor esencial en la seguridad de la circulación es la buena disposición y concienciación de los conductores. Es decir, su actitud prudente y respetuosa con las carreteras, el código de circulación y los demás conductores.

Intención de la campaña

La DGT señala en su nota de prensa que pretende aumentar la concienciación sobre el uso del cinturón de seguridad en los conductores. Esto es así, puesto que desde el inicio de la campaña, hasta dos meses después, las infractores identificados solo recibirán una carta informativa en la que se explica el no cumplimiento de la norma y las sanciones que puede conllevar. Transcurridos estos dos meses, las sanciones se acogerán a lo regulado en la ley, es decir, una penalización de tres puntos en el carnet y una multa de 200 euros.

Hay que recordar, según los datos ofrecidos por el organismo regulador del tráfico, que el uso del cinturón de seguridad reduce en un 60% las posibilidades de fallecimiento. Según los datos que muestra la DGT, en 2015 el 22% de fallecidos en un accidente de turismo o furgoneta no llevaban puesto el cinturón de seguridad. Esto supone una cifa un poco superior a una de cada cinco personas, lo cual es relativamente alarmante, ya que esas muertes, podrían haberse evitado.

En este sentido, las acciones promovidas por las intituciones competentes para concienciar y crear un estados de normalidad en el uso del cinturón deben ser bien acogidas por la sociedad. Son una muestra de preocupación por la seguridad de los conductores y pasajeros.

Las cámaras en Galicia

En galicia hay situadas treinta cámaras de vigilancia repartidas por las cuatro provincias. A Coruña es la provincia que mayor número de dispositivos de detección presenta: trece en total. De las cuales nueve se encuentran en carreteras nacionales y las restantes cuatro en vías autonómicas.

En Pontevedra se han colocado 8 cámaras, con la siguiente distribución: cuatro en carreteras nacionales, tres en autonómicas y una en autopista.

Lugo y Ourense cuentan con cinco y cuatro cámaras respectivamente. La provincia lucense reparte sus cámaras por dos carreteras nacionales y las otras tres en vías autómicas. En Ourense, todas las cámaras están en vías nacionales.

Si queréis consultar la localización exacta de las cámaras, la DGT ofrece un listado de todas ellas agrupadas por provincias.

Una duda razonable

¿Qué sucede cuando el conductor porta una prenda de ropa del mismo color que el cinturón de seguridad? Parece razonable pensar que la sintonía cromática dificulta tanto la identificación de la infracción como la de su cumplimiento. Hay que tener en cuenta que es un sistema basado en la captación visual. Suponemos que Tráfico habrá estudiado el tema, y siempre habrá lugar para los casos de ambigüedad, en los que será difícil, si no imposible, solventar el problema.

En resumen

La DGT ha tomado una buena medida para fomentar y controlar el uso del cinturón. Medida que es complementaria a las acciones llevadas a cabo por guardias de tráfico. Una medida que pretende concienciar sobre el uso del cinturón, elemento de seguridad que debemos emplear por nuestra salud e integridad física.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *