T (+34) 988 225 334 E info@servicioaleman.es

Coches míticos de películas

Para los amantes del motor como nosotros, para los adoradores de un ruido que sabe a gloria o para los amantes de una estética convertida en carrocería, sin lugar a dudas, el cine nos ha hecho disfrutar y ha hecho posible que viéramos vehículos de cuatro ruedas que de otra forma no sería posible ni en nuestra imaginación.

Ya en la década de los 60 y 70 el cine empezó a crear una nueva estética popular alrededor de coches “futuristas” de películas míticas, que todavía a día de hoy siguen formando parte del imaginario colectivo.

¿Quién no recuerda el Chitty Chitty Bang Bang conducido por Dick Van Dyke en la película del mismo nombre de 1968?

¿Quién no soñó que participaba en La carrera del siglo (1965) llevando a Jack Lemon de copiloto en un pedazo bólido clásico equipado con todo tipo de artilugios explosivos?

¿Quién no se vio rescatando el amor de su vida en un pedazo Aston Martin de los que conducía James Bond proveído de todo tipo de tecnología punta?

Pero, quizás, los coches más míticos de la historia del cine nacieron en la década de los 80 y 90. Aquí tenemos una amplísima colección de coches que nadie puede olvidar ya.  Como no podemos hacer un repaso minucioso de cada uno de ellos en este post, lo que haremos será crear una pequeña lista de nuestros favoritos y en post siguientes mostraremos las peculiaridades e innovaciones de cada uno de ellos y en qué forma fueron útiles para sus pasajeros.

Sin duda, no puede faltar en esta lista el grandísimo e inimitable Kit, el coche fantástico que no paraba de sacarle las castañas del fuego a Michael Knight. Aunque, lo cierto es que casi nada de lo que hacía a Kit único en su momento, no es que no lo haga un coche de gama media hoy en día y seguramente muy pronto hasta tendremos un Kit completo, pero Kit nos ha enseñado el camino.

Otro de nuestros favoritos es el coche de Batman, la indestructible arma contra el mal sin la que Batman no hubiese sido el mismo ni de lejos. El coche de los giros imposibles, el bólido capaz de subir por paredes verticales, el coche que era coche y si quería podía ser moto.

Y, ¿cómo no recordar la ambulancia-funeraria en la que podían meter todos sus trastos los mismísimos Cazafantasmas?  Sí, la invencible, ruidosa, aparatosa y luminosa unidad móvil llamada Eco-1.

Oh… y el Gadgetomóvil, el coche del inspector Gadget, equipado con hasta 11 gadgets.

Por último, no podía faltar en esta suculenta colección el, ahora sí, el único entre los únicos, el pequeño gigante, el coche más mítico del cine español; el Seat 600. En el imaginario colectivo de nuestra sociedad gracias a la icónica  imagen de nuestro cine, mil veces repetida, de una familia entera española  entrando ordenadamente en la caja de cerillas. ¿Cómo lo hacían? Respuesta en el post en el que analicemos las capacidades extraordinarias de este bólido, más que bólido.

Por hoy lo dejamos aquí. Disfruten del trayecto.

Publicado por Disalia