T (+34) 988 225 334 E info@servicioaleman.es

De la vuelta al cole y ahorrar gastos en tu vehículo

La vuelta al cole supone un reto para la mayoría de las familias españolas. Después de haber disfrutado del verano, de unas vacaciones y quizás de algún viaje o lujo, las familias deben desembolsar cantidades de dinero que desbarajustan sus presupuestos. Los libros, la ropa para la nueva temporada, el material escolar y, seguramente, algún gasto imprevisto (dentista, oculista, nuevas gafas, reparación o avería de electrodomésticos)… Es lo que, comúnmente, conocemos como la cuesta de septiembre.

Por otra parte, el inicio de la temporada escolar puede entenderse como una o la oportunidad para planificar el resto del curso. Es decir, debido a los ingentes gastos sobrevenidos se puede o, mejor dicho, casi resulta necesario diseñar un plan de acción para los meses siguientes. Por eso, desde Servicio Alemán os ofrecemos algunos consejos vinculados con el mundo automovilístico para así poder mejorar la compleja situación.

Uso de transporte público o compartir coche

La mayoría de colegios cuentan con un servicio de autobuses para transportar a los alumnos que se encuentran en una localización alejada de su centro de destino. Las administraciones, por su parte, ofrecen becas para el mismo transporte. Si nos aprovechamos de este servicio, ahorraremos en desplazamientos.

No obstante, no siempre es posible adaptarse al servicio de autobús. Por ello, la solución que planteamos consiste en compartir el coche con las familias que presentan la misma situación o las mismas necesidades. De esta forma, se fomenta un trabajo colaborativo entre los núcleos familiares implicados en un área, a la par que nuestros niños pueden compartir experiencias de sociabilización, en contraste con el aislamiento que produce la conducción exclusiva con sus padres.

Esta solución es adecuada también para las personas que cursan estudios superiores (universitarios y los de formación profesional) y para los trabajadores de una misma empresa. Cuatro o cinco personas que comparten un mismo destino pueden, desde luego, compartir un mismo vehículo.

Alquiler de coches como solución circunstancial

Los diferentes acontecimientos sobrevenidos a lo largo del curso nos colocan en situaciones de compromiso. Nuestros vehículos pueden no adaptarse a esas necesidades y, por tanto, necesitaremos un coche o una furgoneta con unas prestaciones adecuadas. El alquiler de coches se presenta como la solución a los fenómenos puntuales.

Pongamos un ejemplo. Necesitamos realizar un viaje por razones de trabajo. Los implicados en el viaje suman en total siete personas. Se hace evidente que un turismo normal no puede ofrecer las suficientes plazas, para tal número de pasajeros. Si no queremos dividir a las personas en dos vehículos, podemos recurrir al alquiler de coches y así obtendremos una solución puntual a un hecho circunstancial.

No olvides las revisiones periódicas de tus vehículos

La puesta a punto de nuestros coches, furgonetas o motocicletas son esenciales para su correcto funcionamiento, mantenimiento y para nuestra seguridad. No debemos olvidar o posponer las revisiones por cuestiones monetarias. Es decir, en este caso no estaríamos ahorrando dinero, sino que, seguramente, provocando un desgaste innecesario en nuestros vehículos que se traducirá posteriormente en averías más costosas.

El mantenimiento del vehículo resulta tan esencial como su el cariño que podemos tener hacia él. Los talleres mecánicos son el centro de salud de los coches. Por tanto, es mejor acudir a ellos antes de que los síntomas se presenten. Mejor la medicina preventiva en nuestros coches, que no la medicina paliativa o curativa.

Para concluir

En definitiva, el comienzo de los cursos siempre se presenta difícil. Los retos se convierten en rutinas, el estrés en la fatiga espiritual y la sensación de apuro económico en una constante. Sin embargo, en nuestras manos está planificar y desarrollar una política económica de nuestras vidas y nuestras familias que esté dirigida a compartir, preservar y adecuarse a los cambios predecibles de nuestras vidas. Por tanto, crear lazos comunitarios, como compartir vehículos o fomentar el uso público; cuidar el estado óptimo de nuestros coches, con sus revisiones periódicas; y recurrir al alquiler de coches para afrontar las situaciones concretas son apenas un breve puñado de ideas y soluciones, pero estamos seguros de que vosotros sabéis y podéis planificar vuestro curso. Abrimos nuestra sensibilidad a cualquier sugerencia.

Publicado por Disalia