T (+34) 988 225 334 E info@servicioaleman.es

¿Dos tipos de carné de coche?

Hace un par de semanas la Dirección general de Tráfico (DGT) anunciaba que estaba estudiando la posibilidad de implantar dos modalidades de carné para coche y, consecuentemente, dos modalidades de examen práctico de conducción. La razón estriba en el desarrollo de las nuevas tecnologías vinculadas al mundo de la automoción.

Hace unos años los coches empezaron a venir equipados con sistema de asistencia para el estacionamiento: sensores o cámaras nos hacían más fácil aparcar nuestro vehículo en cualquier emplazamiento. Ahora, los coches incluyen en su equipación sistemas de estacionamiento autónomos, es decir, sin necesidad de la intervención del conductor el coche es capaz de aparcar por sí mismo. Evidentemente, el ser humano debe indicarle al vehículo que quiere realizar dicha operación.

Debido a esta última innovación, la DGT se plantea, estudia, la posibilidad de que haya dos tipos de carné, dos tipos de conductores y dos tipos de exámenes. En primer lugar, aquellos que realicen el examen tradicional, donde se practican todas las situaciones normales de la conducción. Y, en segundo lugar, aquellos conductores que no ejecuten el estacionamiento en el examen y, por tanto, solo podrían pilotar coches con un sistema de estacionamiento autónomo.

La práctica de aparcar es la principal causa de suspenso en los exámenes de conducción. Por ello, no resulta extraño que la DGT se cuestione sobre la posibilidad de hacer la vida más fácil a muchos conductores. Para, por otra parte, alivio y descanso de estos conductores que tiemblan con los brazos en el volante cada vez que se disponen a estacionar su vehículo en el examen. La lógica es sencilla: si las innovaciones tecnológicas nos hacen la vida más fácil, ¿por qué no crear sistemas administrativos y legales que se adecúen a aquellas cosas que nos hacen la vida más fácil? La lógica es sencilla, pero también creemos que tiene su contraparte.

En principio supondría la implantación de una nueva categoría de carné y conductor. Es verdad que actualmente existen diferentes categorías en función del tipo de vehículo para el que acreditan y certifican habilidad y permiso legal. Ahora bien, estas categorías se dividen seccionando la realidad de forma lógica. Es decir, según la calidad del vehículo –calidad en tanto que ser (camión más de 3.500 kg, ciclomotor, motocicleta de 125 cc, camiones pesados)–. El problema está en partir la realidad en aquellos espacios en los que no se aprecia una diferencia sustancial. Un coche sigue siendo un coche tenga o no sistema de estacionamiento autónomo.

De esta forma, creemos que se contribuye a complejizar la realidad administrativa. Por otra parte, tendríamos en circulación a una serie de conductores inhabilitados para pilotar un importante número de coches del parque automovilístico. Y todo esto sin tener en cuenta que el sistema de estacionamiento autónomo se puede estropear. En este caso, ¿Tendríamos a conductores incapaces de estacionar su vehículo en situaciones reales?

En definitiva, está bien que la DGT estudie la aplicación de nuevos sitemas regulativos para adecuarse a las nuevas realidades tecnológicas. Ahora bien, la aplicación de este sistema dual quizás deba retrasarse hasta que los sistemas de estacionamiento autónomo se implanten mayoritariamente en el parque de vehículos y, por tanto, no se crearía una complejidad administrativa, sino una adecuación a la realidad automovilística.

Publicado por Disalia