T (+34) 988 225 334 E info@servicioaleman.es

El invierno ha llegado. Conduce con tranquilidad

El inicio del año ha estado marcado por las abundantes precipitaciones en forma de lluvia, mayoritariamente, que han regado sin descanso nuestros bienintencionados propósitos de año nuevo.

Si entre tus propósitos se encontraba ser mejor persona, ser más paciente y no enfadarte cuando conduces, enhorabuena, porque este tipo de personas brillan por su ausencia en nuestras carreteras.

Es realmente sorprendente que cuando más peligrosas son nuestras vías de ciruclación, más irascibles se presentan los conductores. Si a la falta de paciencia y civismo unimos la empanada generalizada de los conductores, cuando llueve o nieva, el prudente conductor podrá comprobar cuán peligrosa se convierte la carretera.

Ejemplifiquemos los principales peligros a los que nos enfrentamos con esta meteorología adversa, para poder crear una concienciación necesaria en todos aquellos que todavía no han reflexionado sobre ello o no son plenamente conscientes de sus imprudencias.

Para empezar, la visibilidad se ve reducida. Si nuestro vehículo se encuentra rodeado por una cortina de lluvia, el viaje de nuestra mirada se encuentra siempre obstaculizado por la densa y atrapadora malla de agua en forma de gotas. Por otra parte, en estos inicios de año las precipitaciones se han caracterizado por su intensidad, es decir, los chaparrones han sido demasiado comunes. En estas situaciones los conductores apenas podemos ver más allá de unos pocos metros con plena nitidez. Si a esto sumamos que algún imprudente no se digna a encender las luces de cruce, la visibilidad del resto de coches que circulan a nuestro lado es casi imposible.

Por otra parte, el goteo incesante sobre nuestra carrocería limita nuestra capacidad auditiva para captar los elementos que están a nuestro alrededor. Viajamos con las ventanas subidas (para no mojarnos), el baqueteo de las gotas es la música de nuestra conducción. En fin, estamos en una burbuja, nuestro coche, pero necesitamos saber lo que hay a nuestro alrededor… que se presenta de forma dificultosa.

Por tanto, desde Servicio Alemán os animamos a que extreméis las precauciones, que no dejéis que todos estos elementos –la humedad, el ruido, la lluvia– os distraigan. Focalizad vuestra atención en el coche, en vuestro viaje seguro.

En otro nivel de atención, también os queremos animar a que reviséis el estado óptimo de las piezas de vuestro coche, que cumplen un papel fundamental para protegernos de la lluvia y las condiciones meteorológicas adversas.

En este sentido fijaos en los limpiaparabrisas, esos gran olvidados. Su buen estado ya no solo nos permite mantener una visibilidad adecuada contra la lluvia, sino que su mal estado provoca deterioros en nuestra luna. Es decir, un limpiaparabrisas viejo, desgastado, raya la superficie del parabrisas con sus escobillas, además de contribuir a preservar la molesta suciedad sobre nuestra visión.

Las pastillas y discos de freno son siempre un elemento esencial en el correcto mantenimiento de nuestro coche. Pero sobre una superficie mojada, su adecuado funcionamiento es completamente imprescindible.

Directamente relacionados con nuestra frenada sobre superficie mojada, se encuentran los neumáticos. Un dibujo desgastado en nuestros neumáticos impedirá una correcta evacuación del agua y, como consecuencia, podríamos incurrir en un patinaje o, aún peor, en el temido aquaplaning.

En definitiva, hay dos aspectos que debemos tener en cuenta a la hora de coger nuestro coche con este tiempo tan desfavorable para la conducción. Por una parte, los aspectos técnicos de nuestro vehículo: correcto mantenimiento de neumáicos, frenos, suspensión, limpias… Por otra parte, las condiciones adversas crean una atmósfera incómoda para nuestra concentración y atención, además de mermar nuestras capacidades visuales y auditivas.

Desde Servicio alemán os animamos a que mantengáis vuestro vehículo preparado para estas situaciones. Así pues, podéis acudir a nuestro taller mecánico para que os revisemos y mejoremos las prestaciones de vuestro coche.

Si la posesión de un coche no es lo vuestro, siempre podéis acudir a nuestro servicio de alquiler de coches. El vehículo siempre se encontrará en las condiciones técnicas favorables para vuestra conducción.

Pero sobre todo, nos gustaría llamar la atención para que la prudencia prime en vuestra actitud. Evitad adelantamientos arriesgados, no presionéis al resto de conductores, respetad con paciencia a los demás, no todos tenemos el mismo coche, ni las mismas capacidades. Así que, por favor, desde Servicio Alemán os pedimos que guardéis el claxon para vuestra intimidad, respiréis hondo y os centréis en la conducción, en el respeto y la concordia.

Precaución y un saludo.

Publicado por Disalia