T (+34) 988 225 334 E info@servicioaleman.es

El mundo está cambiando. Cámbiate al alquiler de coches

El mundo está experimentando una serie de cambios que, tarde o temprano, nos empujarán a realizar una serie de modificaciones en nuestros comportamientos y actitudes.

Un ámbito que no queda exento de estos cambios, es el sector automovilístico. Los desplazamientos en coches, la posesión y titularidad de un vehículo o el uso indiscrimado de nuestros medios de transporte son algunos de los aspectos que se verán afectados por los nuevos condicionantes de nuestra sociedad.

En Servicio Alemán no vivimos al margen del mundo. Por eso, os queremos plantear nuestra visión y argumentarla.

En el corto plazo, digamos, para los próximos 5 años la economía mundial apunta hacia una gran desaceleración. Varios son los motivos. Por una parte, el precio del petróleo. Muchos de nosotros podemos pensar que el abaratamiento de los combustibles que alimentan nuestros coches o furgonetas es beneficioso para nuestro bolsillo. Y lo es, sin embargo, muchas de las empresas españolas obtienen beneficios gracias a las relaciones comerciales que establecen con países productores de petróleo (Brasil, Bolivia, Ecuador o Venezuela). Si el precio del barril de óleo cae, los ingresos de estos países también y, como consecuencia, los intereses comerciales de las empresas españolas se ven gravemente mermados.

Por otra parte, el foro de Davos ha resaltado un hecho que nos afectará directa o indirectamente a muchos de nosotros. Hasta el 2020, en los países desarrollados, se crearán dos millones de puestos de trabajo relacionados con la tecnología. Sin embargo, estos dos millones de trabajo generarán a su vez siete millones de desempleados. Es decir, una diferencia de 5 millones, aumentando considerablemente los índices de desempleo. ¿Qué quiere decir esto? Pues que los ingresos de la población caerán y los potenciales consumidores se verán drásticamente reducidos.

Ahora, imaginémonos la siguiente situación. Un conductor de autobús que en este momento se encuentra en la cómoda edad de los 30 años. Es poseedor de su vehículo particular, un coche familiar con el que desplazarse con su familia y atender a sus necesidad. Es, además, propietario de una casa. Pero propietario en tanto que paga mensualmente una hipóteca. Bien, ¿qué puede pasarle a este amable conductor de autobús? Quizás no en 5 años, pero quizás sí en 15, los conductores se verán desplazados por vehículos que circulan de forma autónoma, convirtiéndose en prescindible para su empresa y formando parte de los siete millones de desempleados.

¿Podrá afrontar todos los gastos esta persona? Quizás mientras el seguro por desempleo se lo permita. Además, este tipo de trabajador presentará una cualificación técnica obsoleta, por lo que le resultará bastante difícil encontrar un trabajo que se adecúe a su perfil.

No queremos ni mucho menos ser catastrofistas o sembrar el pánico. Simplemente queremos llamar la atención sobre ciertos aspectos que condicionarán nuestro futuro, para que estemos preparados y nuestros hábitos actuales se adapten mejor a lo que se avecina.

Así pues, si atendemos al actual precio del petróleo, el alquiler de coches se nos presenta como una oportunidad única. Es decir, el alquiler de coches nos permite evitar el pago de seguro, permiso de circulación, revisión y mantenimiento o la ITV. En este caso solo tendríamos que afrontar el pago por el alquiler del vehículo y el combustible que consumiésemos en su disfrute.

Por otra parte, al no ser propietario de un vehículo, nos evitamos estos gastos en el caso de un posible golpe ingrato de la fortuna. Y podríamos acudir al alquiler en los casos en que nos fuese necesario, es decir, obtener un vehículo según nuestra demanda.

En definitiva, el mundo está cambiando y, en consecuencia, nuestro comportamiento y actitud debe adaptarse al medio en el que vivimos. Un medio incierto, pero siempre más seguro con la confianza de un buen servicio de alquiler de coches.

Publicado por Disalia