La radio en los vehículos; una ayuda si la utilizas bien

Si queremos remontarnos a los inicios de la radio en el coche tenemos que viajar en el tiempo hasta 1922, año en el que George Frost desarrolló la primera radio para un automóvil. El invento de Frost se colocó en un Ford Model T, el coche más vendido del planeta por aquel entonces, por lo que está considerado el primer vehículo de la historia en equipar una autorradio. Pero, los precios de estos aparatos bastante ortopédicos (costaba lo mismo la radio que el vehículo) hacía que solo un tanto por ciento muy bajo pudiese disfrutar de este nuevo avance. No sería, sin embargo, hasta el año 1959 cuando la Motorota FM-900 se convirtió en la primera radio de coche con frecuencia modulada que se vendió en masa equipada en los coches.

Desde entonces hemos visto un gran avance en esta tecnología, ya no solo en calidad de señal y de sonido, sino en las facilidades para poder manipular la misma mientras conducimos (véase los botones en el volante con los que podemos cambiar de emisora, subir y bajar el volumen e incluso ya tenemos desde hace varios años vehículos en los que podemos manejar la radio con nuestra propia voz). Sin duda grandes avances para reducir las distracciones al volante mientras estamos circulando por las carreteras.

Según muchos estudios hechos alrededor de este artilugio prácticamente imprescindible en los vehículos de hoy en día, escuchar la radio dentro del coche ayuda a concentrarse más en la conducción y evitan los riesgos asociados a las distracciones y el cansancio al volante, siempre y cuando se cumplan los dos siguientes parámetros:

  • No distraerse demasiado en su manipulación.
  • Controlar el volumen de la radio para asegurarnos de que somos totalmente capaces de percibir los sonidos exteriores imprescindibles para una conducción segura. Subir el volumen a decibelios imposibles anula por completo la posibilidad de estar “sintonizado” con tu vehículo y tu entorno, y pone en alto riesgo la seguridad.

Además del aumento de nuestras posibilidades de tener un accidente por llevar el coche como si fuese una discoteca y en lugar de un piloto parezcas un Dj, puedes ser multado por los agentes de tráfico por poner en peligro tu vida y la de los demás, sin tener en cuenta la contaminación acústica que provocan este tipo de conductas y que el resto no tenemos porque soportar.

Resumiendo: Radio sí, pero de manera controlada y respetando tu seguridad y la de los demás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *