T (+34) 988 225 334 E info@servicioaleman.es

¿Peligra el futuro del coche autopilotado?

Desde que Tesla nos mostró su innovadora tecnología de autoconducción, es decir, un coche que viaja sin la necesidad de que un conductor lo vaya pilotando, la gente se empezó a preguntar cómo funcionaba esta tecnología, cuáles eran sus limitaciones y si esta tecnología ya estaba cerca de ser lanzada al mercado masivo. Pero desde el fatal accidente de Joshua Brown mientras viajaba en uno de estos coches inteligentes, estas preguntas se tornaron en preguntas mucho más negativas y la gente empezó a dudar de si de verdad valía la pena seguir investigando en esta línea.

No obstante, la propia empresa expuso rápidamente el contexto del choque e hizo público el registro de seguridad de sus vehículos en comparación con las estadísticas de accidentes de los coches no autopilotados. Y, aunque resulte más difícil poner un poco de fe en esta tecnología ahora que antes del accidente, las estadísticas siguen siendo mucho más favorables para este tipo de conducción que el controlado por el ser humano (un accidente mortal cada 130 millones de millas frente a un accidente mortal que ocurre cada 60 millones de millas cuando somos nosotros los conductores de nuestros vehículos). Sin embargo, parece que Tesla ignora el elemento psicológico que nos hace sentir más seguros cuando somos nosotros los que tenemos el pleno control de la situación.

Sin duda, se le ha complicado un poco el asunto a la empresa, pero si son capaces de revertir la situación y aprovechar este accidente durante la fase beta en la que se hallan, puede que consigan superar sus obstáculos y acercarnos un poco más al futuro, pues parece que ya no hay vuelta atrás. Y aunque un accidente fatal no es un asunto frívolo, es precisamente la razón por la que Tesla tuvo la precaución de comercializar su piloto automático como una tecnología beta (una fase en la que estos errores están “permitidos” con el objetivo final de una producción del software que se espera que no falle). El mal funcionamiento ofrece una oportunidad para Tesla para mejorar su producto y a la vez sirve como un recordatorio para los compradores y propietarios de Tesla de las limitaciones actuales de los coches autopilotados.