Pide siempre una factura detallada en tu taller mecánico

Muchas veces a lo largo del día, todos pasamos por alto detalles cotidianos a los que apenas les damos importancia en su momento, pero que pueden ser trascendentales en un futuro no muy lejano. Sin lugar a dudas, uno de esos detalles son las pequeñas facturas que vamos acumulando a lo largo del tiempo. Es cierto que algunas pueden ser más o menos importantes, pero desde Servicio Alemán queremos recordar la importancia vital de conservar y pedir siempre una factura detallada en el taller mecánico al que acudas con tu vehículo, por muy pequeña que sea la avería que has reparado o el recambio que hayas solicitado.

Además de respaldar cualquier pequeña incidencia que pueda haber más allá de una vez finalizada la reparación, esa factura puede ser importantísima en caso de que sufras cualquier tipo de percance en la carretera debido al mal estado del recambio o cualquier otro elemento que haya podido desestabilizar la circulación perfecta del vehículo. Pues sin ella no podrás probar ni demostrar nada ante tu seguro de circulación, ni pedir ningún tipo de compensación en caso de demostrarse tal situación.

Es decir, de ahora en adelante cuando acudas a tu taller de reparación de confianza —si ya lo hacías antes, perfecto—,  recuerda siempre revisar la factura antes de pagar y comprueba que esté perfectamente detallada, tanto los recambios o arreglos que se hayan realizado, así como los trabajos de mano de obra realizados en el vehículo. Repasa que la fecha coincida con el día en el que recoges el coche o la moto que siempre puede haber algún despiste y es un detalle importante. También es importante que revises los datos de la empresa que facilita el taller en la factura y que estos coincidan con los hechos. Y, por supuesto, no te olvides luego de guardarla bien.

Si os parece que estamos siendo demasiado concienzudos con este tema, solo os tenéis que dar una vuelta por la red; encontraréis un montón de casos de gente que se ha visto involucrada en un buen lío por no tener sus facturas de su taller mecánico en orden. Además, ya sabéis, más vale prevenir que lamentar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *