Repasamos el código de circulación. Sobre los límites de velocidad

El código de circulación (Código de Tráfico y de Seguridad Vial) es el marco regulatorio que guía y normativiza nuestro comportamiento en las vías de nuestro territorio, el Reino de España. Por ello, es aconsejable recurrir a él para recordar las instrucciones esenciales que deben condicionar nuestras actuaciones en las carreteras, cuando conducimos nuestros vehículos.

Desde Servicio Alemán consideramos imprescindible su conocimiento y su puesta en práctica. Gracias al código de circulación, contamos con un marco normativo que nos asegura en caso de incidencias desafortunadas, pero también nos sitúa en un contexto de actuación determinado que posibilita nuestra seguridad en las carreteras.

Hoy nos centraremos en los límites de velocidad. Para ello, es necesario que repasemos algunos conceptos. Por una parte, es importante tener en cuenta el tipo de vía por el que se circula. También es relevante el tipo de vehículo que se conduce. Por otra parte, es de sustancial pertinencia la señalización. Y, por último, las condiciones ambientales y contextuales de la conducción.

La regulación referida a los límites de velocidad se articula en torno a la necesidad de adecuarse a las condiciones situacionales concretas del momento de la conducción y a la necesidad de no interrumpir y colaborar a la correcta circulación del tráfico. Por tanto, todas las limitaciones referidas a la velocidad quedan supeditadas a la necesaria adecuación a las condiciones de la vía, las condiciones meteorológicas y nuestras propias condiciones físicas y psicológicas. Cabe recordar que el código de circulación contempla la posibilidad y en caso de necesidad obligatoriedad de moderar la velocidad o incluso parar, si la situación lo propicia.

Sobre la señalización

La señalización es la marca significativa que prioriza sobre el resto de indicaciones contempladas en el código de circulación. Es decir, si el límite de velocidad está señalizado, esa es la norma que debemos seguir. Solo podremos incumplir su obligatoriedad, en caso de que las condiciones de la conducción lo aconsejen para preservar nuestra seguridad y la de los demás.

Hay que recordar que las señales de tráfico referidas al límite de velocidad se incluyen dentro de la categoría de prohibición. Esto es, las señales circulares, cuyo perímetro está bordeado por una circunferencia roja, en el que se inscribe un círculo blanco con una numeración, quieren decir que está prohibido superar la velocidad indicada según la numeración. Por tanto, una señal como la siguiente, indica que está prohibido superar la velocidad de 100 km/h.

señal limite de velocidad
By Majafego (Own work) [Public domain], via Wikimedia Commons

Sobre el tipo de vía

Cuando no hay señalización, el tipo de vía, según sus características nos posibilita inferir la velocidad máxima y mínima permitida en ese trayecto. No obstante, cada vehículo según su tipología deberá adecuarse a las normas correspondientes. En este artículo nos centramos en los turismos, por ser los vehículos de mayor concurrencia y cuyos conductores tienden a olvidar las normas de circulación.

Vías fuera de poblado

En autopistas y autovías la velocidad máxima es de 120 km/h.

En carreteras convencionales con más de un carril por sentido de circulación o con un arcén pavimentado por cada lado, igual o superior a los 1,5 m, la velocidad máxima permitida es de 100 km/h.

Para el resto de vías se fija una velocidad máxima de 90 km/h.

Vías urbanas y travesías

La velocidad máxima contemplada en las vías urbanas es de 50 Km/h, pudiendo ser adaptada por las autoridades competentes, mediante señalización. No obstante, la velocidad máxima para las autopistas o autovías dentro de poblado es de 80 km /h, no pudiendo rebasar nunca este límite.

Para los adelantamientos

Cuando adelantemos a otro vehículo podemos sobrepasar el límite máximo de velocidad en 20 km/h. Solo mientras ejecutemos el adelantamiento. Esto es solo aplicable en las vías fuera de poblado, nunca en los tramos urbanos.

Velocidades mínimas

La velocidad mínima se obtiene de la siguiente forma. La mitad de la velocidad máxima establecida según la señalización del tipo de vía. En caso de que por causa de fuerza mayor se tenga que circular a una velocidad inferior a la mínima permitida, el vehículo lo señalizará con el encendido de las luces de emergencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *