polea_libre_alternador
Qué es la polea del alternador y para qué sirve

Qué es la polea del alternador y para qué sirve

Qué es la polea del alternador y para qué sirve
La polea libre cumple dos funciones muy importantes dentro del funcionamiento mecánico de un automóvil. Pero... ¿para qué sirve exactamente y cuándo se debe sustituir? Te lo contamos.  

Con el desarrollo de nuevas tecnologías en beneficio de la mecánica automotriz, existen una cantidad de elementos que hacen al funcionamiento y confort de un coche. Dentro de ese abanico de elementos se encuentra el alternador, una pieza clave utilizada desde la década del 70 y que a su vez se compone de poleas que tienen varias misiones dentro de su funcionamiento.

En esta oportunidad nos centraremos en la polea libre de un alternador, un elemento que se puede encontrar en los principales modelos de automóviles del mercado por ser de gran utilidad dentro del diseño y mecánica de los vehículos.

Por eso es importante conocer exactamente cuál es la función que cumple, cómo funciona y en qué momento realizar su sustitución. De esto y mucho más vamos a contarte en este artículo de Servicio Alemán.  

  1. ¿Qué es la polea libre del alternador?
  2. Qué pasa si se avería la polea del alternador
  3. Cuándo hay que sustituir la polea libre del alternador
  4. La prueba para saber si hay que cambiarla

¿Qué es la polea libre del alternador?

La polea libre del alternador es un tipo de dispositivo mecánico que viene en los coches y que tiene dos funciones bien definidas. Una de ellas es transmitir el movimiento al alternador para alimentar de energía eléctrica el vehículo y la otra función es la de absorber las vibraciones que se producen por la transmisión de la correa de accesorios.

La polea libre de un alternador viene incorporada en la mayoría de modelos de automóviles. Y es que los sistemas de aire acondicionado, climatización y otros accesorios con los que cuentan los coches, necesitan un suministro de energía eléctrica adicional y es por eso que se montan alternadores más pesados que repercuten en la transmisión de la correa auxiliar o comúnmente llamada correa de accesorios.

Para comprender mejor su funcionamiento, se puede decir a modo de ejemplo que en el normal funcionamiento del motor, cuando se produce una deceleración al pararlo o al realizar un cambio de marcha, la inercia que lleva el alternador va a crear una resistencia en la correa. Por lo tanto, la polea libre del alternador permite que se mueva libremente o se sobreacelere si la correa de repente baja en su velocidad para evitar deslizamientos de la correa y produzca vibración, desgaste y ruidos.

Es posible enumerar las ventajas que otorga la polea libre del alternador. Se trata de las siguientes:

  • Absorbe las vibraciones internas del vehículo.
  • No permite que patine la correa y se generen ruidos.
  • Permite utilizar alternadores de
    mayor potencia.
  • Otorga mayor durabilidad de los componentes que son arrastrados por la correa auxiliar o de accesorios.
  • Absorbe fluctuaciones de la correa.

Qué pasa si se avería la polea del alternador

Como se trata de una pieza muy importante dentro de la mecánica del vehículo, es importante conocer qué pasa si se avería la polea del alternador. Conocer esto en detalle puede ayudar a realizar un mantenimiento más integral a cada parte del coche y prestarle mayor atención a los ruidos y cambios que se generen al circular con el mismo. 

Por eso clave tener en cuenta y realizar estas acciones periódicamente: 

  • Hacer un cambio de polea por kilometraje o antigüedad del vehículo que especifique el fabricante.
  • Chequear la polea libre de alternador al sustituir cualquier componente de transmisión por correas para accesorios y reemplazarla.
  • Sustituir la correa, el tensor y la polea libre del alternador al mismo tiempo.
  • Sustituir siempre la polea cuando se instale un alternador nuevo.

Cuándo hay que sustituir la polea libre del alternador

Para poder identificar cuándo hay que sustituir la polea libre del alternador, lo habitual es ceñirse a lo que indica cada fabricante. Esto es luego de haber realizado un número de kilómetros determinado por la marca del vehículo.  

En el caso de cambio del alternador por otro nuevo, es siempre recomendable sustituir también correa, polea y tensor al mismo tiempo para evitar tener averías continuas por no haber sustituido todas las piezas.

Por eso siempre que se proceda a sustituir alguno de los componentes del sistema de transmisión de la correa de accesorios o incluso la correa auxiliar, se debe comprobar además el estado de los rodamientos y tensores y el de la polea libre del alternador.

La prueba para saber si hay que cambiarla

Se pueden realizar dos tipos de pruebas para saber si hay que cambiar la polea libre del alternador. Ambas se pueden realizar de forma sencilla y con la mano.

La primera prueba consiste en sujetar el anillo interior (eje) en su sitio utilizando el dedo índice y el pulgar. Se debe girar el anillo exterior con la otra mano en la misma dirección que lo haría la correa si estuviera en marcha y girando. Si al hacer esto se nota que el anillo exterior se mueve, entonces ya es necesario sustituir la polea libre de alternador.

En cuanto a la segunda prueba, consiste en sujetar el anillo interno (eje) de manera que no se mueva. Luego hay que girar el anillo exterior en la dirección contraria a la correa. Es probable que se note una pequeña resistencia, pero el anillo exterior debería girar suavemente. En el caso de que no gire se deberá sustituir la polea libre de alternador.

Qué es la polea del alternador y para qué sirve

Qué es la polea del alternador y para qué sirve

Contacto

Envíanos un mensaje sin compromiso

Comentarios